Treo Blog

En este espacio puedes explorar las últimas tendencias y noticias en tecnología, seguridad informática e infraestructura TI.

  • Jonathan Rodriguez Paipa

Evalúe. Cree. Implemente. Gestione. Hoy, todos los CIO son operadores de nubes.

Por: Paul Cormier


Crédito: Pexels

"El software se está comiendo el mundo".

- Marc Andreessen, 2011


Hace diez años, Marc Andreessen proclamaba que el software se estaba comiendo el mundo. Esto ocurrió justo en una época en que las nuevas startups de redes sociales se transformaban en gigantes y el cloud computing aún era una tecnología muy emergente. La revolución del software trajo una ola de innovación y enfoques que impulsaron la transformación en todos los sectores.







"El open source sigue comiéndose el mundo".

- Deutsche Bank, 2015


Pocos años después, esta afirmación cambiaba: el software open source se estaba comiendo el mundo, y en 2015 Deutsche Bank observaba que "existen rivales del código abierto para casi todos los principales mercados de software de infraestructura y gestión de datos." Red Hat siempre ha creído en la innovación open source; es lo que nos hace ser Red Hat. Ha sido apasionante ver cómo la industria adoptaba los modelos de desarrollo open source. Siempre es positivo que haya más alternativas open source y más colaboraciones con los proyectos open source porque eso redunda en una mayor libertad de elección y en una mejor y más rápida innovación.


Como dice el dicho, a partir de ahí, "las cosas se tornaron más intensas".


"Todas las empresas son empresas de software".

- Casi todos en el rubro tecnológico, 2016 al día de hoy


La transformación digital comenzaba a cobrar fuerza, las aplicaciones eran las protagonistas y todas las empresas se transformaban en empresas de software. Los comercios minoristas como Walmart y los fabricantes de equipos como John Deere abrieron laboratorios de innovación que hacían hincapié en el desarrollo de aplicaciones y, con frecuencia, iteraban con software open source para luego entregarlo a las comunidades e impulsaban el open source como la moneda de la era digital.


Pero, hoy, el año 2020 y la pandemia mundial dejaron bien en claro que no podemos limitarnos a crear aplicaciones, también debemos poder operarlas. El COVID-19 obligó a las organizaciones a acelerar sus iniciativas de transformación digital para impulsar nuevas innovaciones y satisfacer las demandas de los clientes. De hecho, nuestro informe "El Estado del open source" de 2021 relataba cómo la transformación digital había subido al podio de los principales usos del open source empresarial junto con la modernización de la TI y el desarrollo de aplicaciones. La popularidad del cloud computing y de los servicios ininterrumpidos refleja que las empresas tienden cada vez más hacia la nube híbrida como modelo operativo. Combinar servicios de múltiples nubes públicas en una infraestructura de centro de datos y en cargas de trabajo locales existentes mientras nos movilizamos hacia el borde equivale a construir una nube híbrida, lo cual no es una hazaña menor; requiere de nuevas habilidades, herramientas y estrategias.


En síntesis, no basta con considerar a las empresas como empresas de software. Hoy, todos los CIO son operadores de nubes.


¿Me refiero con esto a que cada empresa es la próxima hiperescaladora? En absoluto. Pero piense en la combinación de hardware, las aplicaciones, los entornos virtuales, los servicios de nube actuales y la infraestructura asociada que supervisa un CIO promedio. Tal vez no tenga el mismo tamaño de lo que consideramos como "nube" pero eso no hace que no lo sea. Nuestros centros de datos van camino de estar formados potencialmente por cientos de nubes individuales y cada organización necesitará contar con las plataformas, las herramientas, los procesos y los recursos humanos que le permitan operar este universo heterogéneo de manera eficaz.


Los CIO y sus respectivas organizaciones deben comprender que son ellos quienes controlan el destino de sus nubes. Sabemos cómo construir para aportar a la nube, pero necesitamos saber cómo operar esa nube en función de las necesidades.


El foco está en los servicios en la nube Y en las aplicaciones


Desde que comencé a desempeñarme en el área de la TI, la "libertad de elección" ha sido un componente fundamental de la toma de decisiones informáticas. El CIO no planifica en el vacío ni para hoy. Los líderes de TI deben predecir cómo una decisión que hoy aparenta ser simple podría derivar en una complejidad dantesca, la incapacidad de competir o el incumplimiento de la cambiante normativa del sector. Esto significa que, años atrás, tanto la libertad de elección como la flexibilidad eran consideradas primordiales, pero a medida que los CIO asumen su rol de operadores de nubes, son rasgos que continúan siendo cada vez más importantes.


Apostar todo a los servicios en la nube aparenta ser fácil, pero como estrategia global, es una apuesta a futuro que pocos CIO hacen para disponer de máxima flexibilidad en un mundo en constante evolución. Mantener un centro de datos de grandes proporciones que no solo se extiende a múltiples ubicaciones sino también a múltiples nubes requiere contar con una fuerza laboral de TI sumamente capacitada e incurrir en considerables costos. Adoptar un enfoque híbrido aporta equilibrio tanto desde el punto de vista tecnológico como económico, per